LA SUSTENTABILIDAD DE LAS PERSONAS DEBE SER LA PRIMERA RESPONSABILIDAD

Actualizado: 7 de ago de 2018

21 de Octubre de 2012

#sustentabilidad #crecimiento #potenciar


Podemos afirmar que son dos los activos más importantes que tienen las compañías: su gente y sus marcas. Y ambos son intangibles. Generalmente se trabaja mucho en proteger las marcas, como por ejemplo, a través de la responsabilidad social empresaria.


Sin embargo, considero que el aspecto que debería considerarse prioritariamente dentro de esta noción -por ser neurálgico y medular, el eje central de la existencia misma de los proyectos- es la sostenibilidad de los propios colaboradores. Observo a diario cómo este lado no necesariamente es tomado en cuenta con la seriedad que se merece y sólo se cumple con los protocolos. Mucha gente -independientemente de su género, edad, nivel jerárquico, área o rubro en el que se desempeñan- en función de las excesivas demandas, la precariedad de los puestos de trabajo y la amenaza potencial de desempleo manifiesta una sensación de malestar e insatisfacción, que termina repercutiendo negativamente tanto en su salud psicofísica como en su vida personal, familiar y laboral. Desde ya, esta situación impacta también en los resultados de las empresas y atenta contra la posibilidad de desarrollo futuro, aspecto tan buscado y promovido. Cuando uno está mal -de allí malestar- saca lo peor de sí y las consecuencias distan mucho de las aspiradas. Por el contrario, cuando logra una sensación de bienestar -estar bien- consigue dar lo mejor de sí y también ¡los mejores efectos!


Al referirnos a la sostenibilidad de las personas apuntamos a la posibilidad de un crecimiento que le permita liberar al máximo su potencial, desplegar positivamente sus cualidades personales y profesionales, en un contexto saludable y expansivo, en el que las realizaciones y oportunidades emerjan a partir de un círculo virtuoso.


Personas, equipos, sectores, empresas, familias y sociedad sostenibles. Las bases, donde cada uno debe asumir su responsabilidad personal e indelegable, se encuentran en el triángulo de la saludabilidad conformado por una alimentación e hidratación apropiadas, dormir y descansar adecuadamente, y la realización de actividad física en forma periódica.

Salud física, pero también mental, emocional y espiritual. Sin embargo, son condiciones necesarias, pero no suficientes. El espacio laboral debe brindar las condiciones óptimas para que quienes trabajan en ellos puedan hacerlo generativamente, con libertad para operar en forma productiva, innovando, con satisfacción, orgullo, recuperando el sentido de pertenencia y trascendencia, y el deseo de brindarse al máximo.


En síntesis, personas sustentables para lograr resultados y empresas sostenibles en el tiempo, recuperando el sentido más profundo. Construyendo, entre todos, empresas más humanas y resultados extraordinarios, en las que los beneficiados sean todos los grupos de interés: empezando por sus mismos empleados, siguiendo por sus familias, sus clientes, proveedores, la sociedad y, desde ya, las mismas organizaciones.


No es un juego de suma cero, donde unos ganan y otros pierden, sino una ecuación en la que todos ganan. ¡Ahí está el secreto!


Fuente: https://www.lanacion.com.ar/1519262-la-sustentabilidad-de-las-personas-debe-ser-la-primera-responsabilidad

Copyright All Rights Reserved  © 2020 by Alejandro Melamed. | Buenos Aires, Argentina