LA REVOLUCIÓN DEL TALENTO RECIÉN EMPIEZA

Actualizado: 7 de ago de 2018

22 de Julio de 2014

#talento #futuro


En los últimos años, las organizaciones iniciaron una serie de cambios cuyas consecuencias positivas hoy ya se ven. Las más responsables y visionarias dejaron de lado los problemas de afuera afuera, y los problemas de adentro adentro, y comenzaron a escuchar a sus trabajadores. La razón era simple: entendieron que su principal ventaja competitiva radicaba en los conocimientos y habilidades de su gente.


Y así como se estudian las futuras contiendas de recursos naturales, las empresas se disputan el talento a nivel global, y eso genera una serie de impactos en la que todos salimos favorecidos. Tradicionalmente, las relaciones laborales se caracterizaban por una asimetría de poder entre el empleado y la organización: las empresas estaban en posición de poder y los trabajadores tenían que aceptar sus condiciones. Hoy, este tipo de dinámica está en crisis.


Y tal vez la clave esté en la palabra talento. Cuando hablamos de trabajadores no debemos hacerlo de una manera genérica. Hay mucha gente que trabaja o que busca trabajo, y a cada uno de ellos se lo denomina trabajador. Sin embargo, el talento es un subgrupo dentro de aquéllos y está integrado por aquellas personas inteligentes o aptas para determinadas ocupaciones. El talento es aquel que aporta, por sus capacidades, conocimientos, desempeño y liderazgo, el principal sostén de las ventajas competitivas de la empresa.


Y en el mundo actual se registra una escasez de talento. Las compañías se pelean por reclutar a los mejores trabajadores. Y esto representa una oportunidad enorme para las personas preparadas, que tienen un elemento diferenciador en el mercado, porque pueden negociar con las organizaciones desde una posición muy diferente. El potencial del talento explota en su máxima expresión en un contexto laboral saludable en el que fluyen la libertad, la creatividad y el diálogo honesto; donde se valora la diversidad y se comprenden muchos otros aspectos de la vida: familia, deportes, hobbies, estudios.


Las empresas, por lo tanto, están dispuestas a desarrollar mecanismos para atraer, comprometer y fidelizar a ese talento. Hace algunos años, muy pocas empresas habrían aceptado un pedido de un empleado de trabajar medio día los viernes para realizar un posgrado.


Pero, por ejemplo, los jóvenes altamente preparados -y demandados- que están ingresando al mercado laboral llegan con su propia idiosincrasia: quieren trabajar en organizaciones que respondan a sus propios requerimientos y estén de acuerdo con sus valores. Y las empresas no tienen otra opción que adaptarse, sencillamente, porque es un requerimiento para su propia subsistencia.


Por otro lado, la globalización ya no es un fenómeno novedoso y la economía global está conformando un único mercado laboral a escala mundial. Y en este sentido, por diferentes razones, el mercado de nuestro país se ha convertido en fuente de oportunidades para muchos que trabajan desde la Argentina para el mundo.


Sintetizando, mucha gente está buscando trabajo, pero a su vez muchos reclutadores y muchas empresas están buscando talento. Las oportunidades existen, más que nunca. Sólo hay que descubrir dónde está esa compañía que busca el talento que cada uno tiene.


Fuente: https://www.lanacion.com.ar/1711972-la-revolucion-del-talento-recien-empieza

Copyright All Rights Reserved  © 2020 by Alejandro Melamed. | Buenos Aires, Argentina