EL AFTER OFFICE VIRTUAL PARA IMPULSAR LA CONEXIÓN

18 de Julio, 2020

#afterofficevirtual #coronavirus #culturaorganizacional #bienestarorganizacional


El generar diferentes iniciativas para impulsar el bienestar de los colaboradores es uno de los temas que ocupa gran parte de las agendas de los responsables de Recursos Humanos de las organizaciones auténticamente preocupadas por su talento. En un sentido holístico, se lo aborda desde el bienestar tanto físico como mental, emocional y espiritual. Y en tiempos de coronavirus, el tema cobra especial interés, debido a que pasó a ser un aspecto de inquietud especial de todos los directivos.


Son múltiples los dispositivos que se generan, desde acciones preventivas, mediciones ad hoc, consultas con profesionales, webinars, sesiones de actividad física o de mindfulness. Pero hay una acción particular, que genera un alto impacto y se ha convertido en aspiracional para los integrantes de las diferentes organizaciones: el after office virtual, en todas sus variedades.


¿Cuáles son las razones y sus implicancias?


Tradicionalmente, cada uno de nosotros tenía tres planos bien diferenciados: el laboral, el social y el personal/familiar. El after office presencial ocupaba el punto fronterizo entre el laboral y el social. Hoy en día, -en la mayoría de los casos- se han unificado dichos planos en un solo lugar: nuestro hogar. El seguir sosteniendo los after office -ahora de modo virtual-, nos permite “salir de casa” por un rato y tener un vínculo social y cercano con nuestros colegas de trabajo, posicionándonos claramente en ese contexto tan deseado.


Todos tenemos la necesidad de participar de espacios de relacionamiento social y oxigenarnos, y que sea la propia empresa la que brinda la posibilidad es muy valorado por todos, especialmente por los millennials y centennials. En tiempos de aislamiento, encontrar puntos de encuentro y relacionamiento es una bocanada de aire fresco, que ayuda a distender e impulsa la energía positiva. El aislamiento muchas veces es interpretado como estar solos y confinados; sin embargo, estas oportunidades nos permiten sentirnos acompañados, tener proyectos compartidos, encontrarnos con otras personas, hablar de otros temas, energizarnos. La conexión emocional es fundamentalmente poder ser parte de un grupo más grande, sentir pertenencia, escuchar otras historias, tener vivencias compartidas.


La cultura organizacional se impulsa a través de actos y los mensajes que se transmiten permanentemente la refuerzan. Generar momentos mágicos, experiencias memorables permite fomentar culturas más saludables, donde el bienestar -estar bien- nos permita fortalecernos para enfrentar las dificultades que el momento nos plantea. Porque a mayor distanciamiento, cualquier oportunidad de aproximarnos, siempre es bienvenida y nos hace sentir más juntos, más cerca y mejor predispuestos.


Fuente: La Nación

Copyright All Rights Reserved  © 2020 by Alejandro Melamed. | Buenos Aires, Argentina